miércoles, 7 de marzo de 2012

Un domingo en Benidorm

Hola a tod@s

El pasado domingo disfruté de un día en familia en Benidorm, visitamos algunos puntos de especial interés, zonas muy conocidas y concurridas, a horas que normalmente no hay buena iluminación para fotografiar... ¿o si?

El casco antiguo, zona comercial por excelencia, donde casi todo estaba abierto un domingo por la mañana. Me sedujeron los contrastes que se formaban en las angostas callejuelas, entre los edificios.



Ya en la playa de Poniente, una pareja bailaba milongas y tangos ante la expectación de los transeúntes, y he de decir que lo hacían fenomenalmente bien...





Una vista típica de la playa de Poniente...


En estas escaleras me llamó la atención la cantidad de candados amarrados a los pasamanos, vamos que éstos no se veían. Alguien me dijo que es típico que las parejas de novios pongan su propio candado en señal de compromiso, simbolizando su "unión".


Un poco más arriba, casi desde el mirador.






Ya por la tarde, desde la playa de Levante contemplábamos cómo se iba nublando el cielo, señal de un precioso atardecer...





Entonces, decidí acercarme de nuevo al mirador que hay entre las dos playas, para contemplarlo, y tuve que volver a cruzar de nuevo la zona peatonal del casco antiguo, esta vez ya menos concurrida.


No me equivocaba, la vista desde el mirador era grandiosa... todo un espectáculo de luz y color, y allí estaba yo con mi cámara, dispuesto a capturarlo.